La Asociación de amigos de los Amigos

Para todos aquellos a quienes les gustaría tener relaciones más estrechas con la Sociedad Religiosa de los Amigos

Un programa del Comité Mundial de Consulta de Los Amigos (Sección de las Américas) Sociedad Religiosa de Los Amigos

Estimado amigo:

En años recientes hemos recibido tantas manifestaciones de interés por conocer la manera, la forma de vida que los Amigos se esfuerzan por presentar y han habido tantas expresiones de un deseo por tener relaciones más estrechas con el movimiento espiritual cuáquero, que nos ha parecido estar en orden enviarles unas palabras de amistad que saluden a personas que sabemos han expresado ese interés.

El mundo pasa por un periodo que, a quienes vivimos en él, parece un oscuro túnel. Nos deja la impresión de que, periodos que pudiéramos llamar las Edades Tenebrosas no se han quedado en el pasado como hemos supuesto siempre. Diferentes tipos de "expertos" se han esforzado por explicar esta oscura época y han propuesto modos y medios para prevenir la recurrencia de tales tiempos de desastre en el futuro.

Algunos de nosotros que hemos sentido y compartido los sufrimientos de la humanidad durante estos duros años estamos convencidos que las causas de los desastres radican más hondo de lo que los expertos han sondeado. Los factores espirituales de la vida y los recursos internos por los que vive el hombre y con los que forma su atmósfera social en cualquier periodo, son siempre elementos esenciales que deben considerarse. Estos factores espirituales y estos recursos internos han estado en lo profundo del reflujo de este tiempo critico y ha habido una ausencia de inspiración, de fe dinámica, de valor moral y de visión espiritual que ha dejado a muchos incapaces de soportar la impía marea de fuerzas externas cuando los ha barrido y dejado inhabilitados para el liderazgo creativo al emerger la crisis, dejando como resultado una época de confusión.

La cuestión más importante que se presenta hoy día a las personas serias, es la recuperación de la fe, de valor y visión tanto como de la necesaria preparación para las tareas de reconstrucción y rehabilitación a las que hoy se nos llama. El primer paso para el servicio, es la preparación de la persona para ejecutarlo.

La Sociedad desea llamar, no sólo a los que llevan el nombre de Amigos, a re-consagrar su vida, sino que también quiere llegar a aquellos afines en espíritu con los Amigos, a aquellos que tienen ideales y aspiraciones similares y que en su corazón son "amigos de los Amigos" para invitarlos a una fraternidad más cercana para que a través de la cooperación mutua podamos, todos, ser órganos efectivos del Espíritu Divino en el mundo y podamos responder a las necesidades de nuestro tiempo.

El cuaquerismo ha sido, por tres siglos, un cuerpo organizado con reuniones formales y una membresía formalmente reconocida, pero al mismo tiempo ha sido un movimiento espiritual que ha ido más allá de su membresía, que ha luchado por ideales de vida que no tengan limitaciones sectarias, que ha expresado una manera de vivir que no se restrinja a unos pocos y que ha interpretado una fe que quizás tiene un significado universal.

Estamos lejos de desear que alguien deje la conexión que tenga establecida con la profesión de una comunión religiosa, pero sabemos que hay personas que sin dejar su fe y sin pretender adquirir membresía, les gustaría participar en este movimiento espiritual y a través de esta participación estar en estrecha relación con los que se llaman Amigos, y así participar también en el esfuerzo mundial de la obra de asistencia y socorro.

Para esto se formó una hermandad de personas con estos hondos intereses que se llama La Asociación de amigos de los Amigos. Quienes se unen a esta Asociación están únicamente expresando el deseo de participar en la vida de esta hermandad -una especie de Tercera Orden Franciscana- que cree en una relación directa e inmediata entre el alma humana y la Divinidad, que están plenos de deseos de renovación e inspiración a través de periodos de silente comunión con Dios, que creyendo que hay posibilidades divinas en todo ser humano, les gustaría ayudar a promover, con las suaves fuerzas del afecto y la verdad y la amistad, una forma de vida basada en la cooperación más que en las rivalidades y contenciones. Pedimos a los que reciban esta carta, que hablen con sus amigos de esta proposición de hermandad y que escriban a la Asociación solicitando literatura que les informe sobre ella para que quizás puedan formar grupos locales de meditación silente y para que promuevan los fines e ideales de la Asociación. Esta Asociación es una forma de vida, es más bien un contagio del espíritu que una organización. No hay cuotas específicas, sin embargo los miembros querrán ayudarnos a pagar los gastos de lo que necesitamos. Este esfuerzo es un intento, a través de la circulación de literatura y de cartas y de las visitas y trato directo entre nosotros, cuando es posible, para estrechar las relaciones espirituales afines entre gentes de todo el mundo.

Creemos que dondequiera que el espíritu humano se esfuerza por rechazar la esfera de oscuridad para ensanchar el área de la luz, dondequiera que el hombre sacrifique los intereses inmediatos del que está solo por los más divinos fines de los muchos, ahí estará Dios presente en la búsqueda de ese mundo mejor y más inclusivo que habrá de venir, Los reinos que construyamos en nombre del amor, nuestra dedicación por el bien de todos, nuestra pasión y nuestra agonizante lucha por la luz y la verdad son maneras de tocar la bastilla del ropaje de Dios.

Si vamos a encontrar a Dios como nuestra fuerza e inspiración, no lo encontraremos como un objeto en el espacio, no importa que tan potentes o perfectos sean nuestros telescopios o laboratorios; las puertas hacia Su Vida serán a través del amor y la verdad y la belleza y de la determinación de hacer que el bien prevalezca.

Será en nuestro trabajo juntos, en las suaves maneras del amor y la paz donde nos encontraremos en mutua y recíproca hermandad con el Gran Amigo que es la más profunda Vida de nuestras vidas y en esta cooperación nos encontraremos más cerca los unos de los otros en nuestras mentes y en nuestros corazones.

En nombre de la Asociación de amigos de los Amigos.

Sinceramente su amigo

Rufus M. Jones

 

La Asociación de amigos de Los Amigos
Wider Quaker Fellowship
A program of the
Friends World Committee for Consultation
(Section of the Americas)
1506 Race Street
Philadelphia, Pennsylvania 19102
U.S.A.