COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS
54º período de sesiones
Tema 20 del programa provisional
DERECHOS DEL NIÑO
Exposición presentada por escrito por el Comité Consultivo Mundial
de la Sociedad de los Amigos (Cuáqueros)
, organización no
gubernamental reconocida como entidad consultiva especial


El Secretario General ha recibido por escrito la siguiente exposición, que se distribuye de conformidad con la resolución 1296 (XLIV) del Consejo Económico y Social.
[14 de noviembre de 1997]

Niños soldados*

* Presentado en nombre del subgrupo de organizaciones no gubernamentales sobre los niños refugiados y los niños en conflictos armados (subgrupo del Grupo de Organizaciones no Gubernamentales para la Convención sobre los Derechos del Niño.

1. Como parte del seguimiento del estudio de las Naciones Unidas sobre las repercusiones de los conflictos armados sobre los niños, el UNICEF, en cooperación con el subgrupo de organizaciones no gubernamentales sobre los niños refugiados y los niños en conflictos armados, organizó una reunión de trabajo y un simposio sobre los niños soldados en África, que se llevaron a cabo del 23 al 30 de abril de 1997 en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). El resultado de esas reuniones fue un documento titulado "Principios de Ciudad del Cabo sobre la prevención del reclutamiento de niños en las fuerzas armadas y desmovilización y reintegración social de los niños soldados en África", que aprobaron los participantes en el simposio el 30 de abril de 1997, junto con una versión anotada de los Principios y un proyecto de plan de acción.

2. El tema de la reunión de trabajo y el simposio, así como de los documentos aprobados, era los niños soldados en África, pero los Principios tienen aplicaciones mucho más amplias. Por lo tanto, el Comité Consultivo Mundial de la Sociedad de los Amigos (Cuáqueros) adjunta los Principios de Ciudad del Cabo como parte de la presente exposición e insta a la Comisión de Derechos Humanos a:

a) señale a la atención de los Estados y las organizaciones internacionales y no gubernamentales los Principios de Ciudad del Cabo sobre la prevención del reclutamiento de niños en las fuerzas armadas y desmovilización y reintegración social de los niños soldados en África;

b) estudie la forma en que podría contribuir a que se apliquen.


PRINCIPIOS DE CIUDAD DEL CABO SOBRE LA PREVENCIÓN DEL RECLUTAMIENTO DE NIÑOS EN LAS FUERZAS ARMADAS Y DESMOVILIZACIÓN Y REINTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS NIÑOS SOLDADOS EN ÁFRICA

Aprobados por los participantes en el Simposio sobre prevención del reclutamiento de niños en las fuerzas armadas y desmovilización y reintegración social de los niños soldados en África, organizado por el UNICEF en cooperación con el subgrupo de organizaciones no gubernamentales del Grupo de Trabajo de Organizaciones no Gubernamentales para la Convención de los Derechos del Niño, Ciudad del Cabo, 30 de abril de 1997.

Prevención del reclutamiento de niños

"Reclutamiento" significa el reclutamiento obligatorio, forzado o voluntario en cualquier tipo de fuerza armada o grupo armado regular o irregular.

1. Se debería fijar en 18 años la edad mínima de participación en hostilidades y de cualquier forma de reclutamiento en las fuerzas armadas o en grupos armados.

2. Los gobiernos deberían adoptar y ratificar un protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño que elevase la edad mínima de 15 a 18 años.

3. Los gobiernos deberían ratificar y aplicar los tratados regionales e internacionales pertinentes, e incorporarlos en la legislación nacional.

4. Los gobiernos deberían aprobar leyes sobre el reclutamiento voluntario y obligatorio que fijasen la edad mínima en 18 años, así como establecer procedimientos de reclutamiento adecuados y los medios para aplicarlos. Los responsables del reclutamiento ilegal de niños deberían ser enjuiciados.

5. Debería establecerse un tribunal penal internacional permanente cuya jurisdicción abarcase, entre otras cosas, el reclutamiento ilegal de niños.

6. Deberían concertarse acuerdos por escrito entre todas las partes en un conflicto o con todas ellas en que figurase un compromiso sobre la edad mínima para el reclutamiento.

7. La vigilancia, la documentación y las campañas en favor de la infancia son fundamentales para eliminar el reclutamiento de niños e informar al respecto a los distintos programas. Deberían fomentarse y apoyarse los esfuerzos comunitarios para impedir el reclutamiento de niños.

8. Deberían elaborarse programas para impedir el reclutamiento de niños, a fin de responder a las necesidades y aspiraciones expresadas por éstos.

9. En los programas destinados a los niños debería prestarse especial atención a los que corren más riesgo de ser reclutados, a saber, los niños de las zonas de conflicto; los menores (y especialmente los adolescentes) separados de sus familiares o que no tienen familia, incluidos los niños colocados en instituciones; otros grupos marginados, como los niños de la calle, los pertenecientes a algunas minorías, los niños refugiados y los desplazados internos; y los niños económica y socialmente desfavorecidos.

10. Debería hacerse todo lo posible para mantener o reunir a los niños con sus familiares o colocarlos en una estructura familiar.

11. Debería garantizarse la inscripción de los nacimientos, incluso en el caso de los niños refugiados y los desplazados internos, así como el suministro de documentos de identidad a todos los niños, especialmente a los que corren más riesgo de ser reclutados.

12. Debería garantizarse que todos los niños, incluidos los niños refugiados y los desplazados internos, tuvieran la posibilidad de recibir educación, incluso enseñanza secundaria y formación profesional.

13. Es preciso adoptar medidas especiales de protección para impedir el reclutamiento de los niños que están en campamentos de refugiados o desplazados internos.

14. La comunidad internacional debería reconocer que los niños que salen de su país de origen para evitar el reclutamiento ilegal o la participación en hostilidades necesitan protección internacional. Los niños que no son nacionales del país en que combaten también necesitan protección internacional.

15. Debería controlarse la fabricación y el tráfico de armas, especialmente las pequeñas. No debería suministrarse armas a las partes en un conflicto armado que recluten niños o les permitan participar en las hostilidades.

Desmovilización

"Desmovilización" significa la baja oficial y controlada de niños soldados de un ejército o un grupo armado.

16. Las personas menores de 18 años deberían ser desmovilizadas de todo grupo armado o fuerza armada regular o irregular.

17. En los procesos de desmovilización debería darse prioridad a los niños.

18. Antes de las negociaciones de paz o nada más comenzar éstas, deberían hacerse preparativos para atender las necesidades de los niños que serán desmovilizados.

19. La cuestión de la desmovilización de los niños debería incluirse en los procesos de paz desde el comienzo.

20. Cuando en un conflicto armado hayan participado niños, en los acuerdos de paz y documentos conexos debería reconocerse ese hecho.

21. Debería considerarse que el proceso de desmovilización es la primera etapa del proceso de reintegración social.

22. El proceso de desmovilización debería ser lo más breve posible y en él debería tenerse en cuenta la dignidad humana del niño y la necesidad de que tenga carácter confidencial.

23. Debería iniciarse lo antes posible el proceso de búsqueda de los familiares, de establecimiento de contacto con éstos y de reagrupamiento familiar.

24. Debería darse prioridad a la evaluación del estado de salud del niño y a su tratamiento.

25. Durante un conflicto armado se debería verificar y documentar la participación de los niños, y deberían llevarse a cabo campañas en favor de la desmovilización y liberación de los niños. Con ese objeto, deberían apoyarse los esfuerzos comunitarios.

26. Los niños que abandonan fuerzas o grupos armados durante las hostilidades tienen una necesidad especial de protección, que debe atenderse.

27. No debería considerarse que los niños reclutados ilegalmente que abandonan las fuerzas o los grupos armados en un momento dado son desertores. Los niños soldados conservan sus derechos de niños.

28. Deberían adoptarse medidas especiales de asistencia y protección en favor de los niños y de los reclutados como niños.

29. En la medida de lo posible debería garantizarse que los niños desmovilizados regresen a sus comunidades en condiciones de seguridad.

30. Debería garantizarse que los niños desmovilizados no sean objeto de discriminación en el suministro de los servicios y prestaciones destinados a los soldados desmovilizados.

31. Debería garantizarse que los medios de información, los investigadores y otras personas interesadas respeten los derechos de los niños que participen en los procesos de desmovilización.

Regreso al hogar y a la vida comunitaria

32. El reagrupamiento familiar es el principal factor de una reintegración social eficaz.

33. Deberían elaborarse programas de acuerdo con los recursos existentes, en cooperación con las comunidades y teniendo en cuenta el contexto y las prioridades, las tradiciones y los valores comunitarios.

34. Debería desarrollarse y afianzarse la capacidad de la familia y la comunidad para cuidar del niño y protegerlo.

35. Los programas destinados a los ex niños soldados deberían integrarse en los programas encaminados a favorecer a todos los niños afectados por la guerra.

36. Debería preverse la realización de actividades educacionales que tuviesen en cuenta la pérdida de oportunidades educacionales causada por la participación en un conflicto, la edad y el estado de desarrollo del niño, y su potencial para desarrollar su amor propio.

37. Deberían aplicarse programas de formación profesional y brindarse oportunidades de trabajo por cuenta propia, incluso para los niños con discapacidades.

38. Las actividades recreativas son fundamentales para el bienestar psicosocial.

39. Al preparar y aplicar los programas debería garantizarse la participación de los niños, teniendo debidamente en cuenta el contexto de reintegración y sus necesidades y problemas.

40. Mediante los programas psicosociales se debería ayudar al niño a crear y desarrollar las capacidades que le permitan establecer nuevos vínculos con su familia y la comunidad.

41. Debería garantizarse la supervisión y el seguimiento del niño para asegurar su reintegración, el ejercicio de sus derechos y el cobro de prestaciones. Con ese objeto, deberían aprovecharse los recursos humanos comunitarios, como los catequistas, los maestros y otras personas, según la situación.

42. Para obtener éxito, la reintegración del niño en la comunidad debería llevarse a cabo en el marco de los esfuerzos encaminados a lograr la reconciliación nacional.

43. Los programas para impedir el reclutamiento de niños y desmovilizar y reintegrar a los niños soldados deberían supervisarse y evaluarse constantemente en cooperación con las comunidades pertinentes.